“Esperando a Daniel”, en Calabazas en el Trastero: Conspiraciones

Como no podía ser de otra forma en este rincón de portada-conspiracionesvanidad literaria, abro orgullosamente un nuevo apartado dedicado a publicaciones externas con motivo de mi debut literario: “Esperando a Daniel”, publicado junto con otros doce relatos en el número 17 de la revista Calabazas en el Trastero alrededor del eje temático de las conspiraciones.

Calabazas en el Trastero, editada por la editorial Saco de Huesos, es una revista especializada en “literatura fosca”, cuyas entregas se elaboran en base a convocatorias abiertas de relatos. Toda una oportunidad para autores noveles cuya principal motivación es que sus relatos lleguen a un público especializado. La dedicación y el cariño de esta editorial por el género de horror me cautivó desde un primer instante, y me animó a trabajar duro para enviar algunos manuscritos (el primero de los cuales abrió este blog, de hecho).

“Esperando a Daniel” comenzó como un planteamiento de historia de ciencia-ficción clásica que tuve en mente durante muchos meses, pero no me atreví a ejecutar hasta saber de la convocatoria de este número. En la premisa inicial, quería partir de un escenario cotidiano, muy íntimo, melancólico (una escritora de poesía soñadora que se enfrenta a una dura situación económica y personal), para acabar desvelando un horror que se manifestase en la naturaleza de la realidad misma. Luego vi que la historia se adaptaba con facilidad a un relato sobre conspiraciones, el tema central de esta entrega, y, sobre la nueva perspectiva, escribí una primera sinopsis convincente que desarrollar. Éste es, posiblemente, uno de los relatos con mayor cantidad de ciclos de revisión de los que he escrito, lo que me demuestra lo importante que es acabar un escrito a tiempo y trabajarlo antes de presentarlo a concurso.

Los doce relatos compañeros, y que uno no puede dejar de leer sino con admiración y cariño, son: “Tablas Vaticanas”, de Víctor Villanueva Garrido (excelente apertura), “Lo que nadie debería saber sobre los vampiros”, por Javier Fernández Balboa, “El Destructor”, por “Magnus Dagon” (quieran los dioses que sea su pseudónimo), “Alta Suciedad”, por Enrique Cordobés (tengo en el tintero una idea parecida con el teatro como escenario principal; este relato se ha convertido sin duda en un nuevo referente), “Información constratada”, por Óscar Pérez Varela, “Hasta que no ocurre una desgracia”, de Aitor Solar (primer comentarista de este blog, guardián de Leyenda.net y a quien agradezco las palabras de ánimo tras mi primer intento de publicar en Calabazas), “Vía Muerta”, de Carlos García (quien ha puesto mi moral de escritor por las nubes con este comentario en el foro de OcioZero; ¡mil gracias! Me encanta esa forma de pensar “a lo grande” en el trasfondo de su relato e, igualmente, me gusta la ejecución del mismo: concisa, eficaz y coherente, sin sacrificar el estilo literario; ya tomé nota con “La caída del hombre”, en el especial de los Mitos de Cthulhu de la misma revista, cuya original estructura dialogada me demostró que podía ser muy efectiva y me ha inspirado a la hora de desarrollar un capítulo de una novela corta de ciencia-ficción que estoy a punto de terminar), “Compadres”, de Manuel Mije, “Del eje podrido del mundo”, de Gema del Prado Marugán, “Escritura creativa”, por Javier Lacomba Tamarit, “La conjura de los rechazados”, por Óscar Muñoz Caneiro, y “Prerrogativa vital”, de David Jasso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s